5 razones para visitar Roma

Roma es la tercera ciudad más visitada de Europa ¡y con razón! Nosotros estuvimos hace un par de veranos y el mes que viene repetimos, así que es un buen momento para sacar del tintero 5 razones para visitar Roma. Si aún no has estado en la capital italiana, ¡anímate a viajar a Roma con Voyage Privé!

razones para visitar Roma
Las encantadoras calles del barrio de Trastevere

5 razones para visitar Roma

1. Historia inigualable

Hay muy pocas ciudades (por no decir ninguna) con una historia tan viva como Roma, por eso se ha ganado el sobrenombre de città eterna. Fue capital del Imperio Romano y aún se pueden ver restos de aquella época en muchos rincones, ya que es la ciudad con más concentración de bienes históricos y arquitectónicos del mundo. Tiene interminables cosas por visitar: el Coliseo, los restos de la muralla aureliana, el Panteón, el Arco de Constantino…

15 imprescindibles que ver en Roma

2. Iglesias

No somos para nada fanáticos de visitar todas las iglesias de cada ciudad, pero Roma tiene muchísimas y todas merecen la pena. Créenos, aunque de entrada te de un poco de pereza, vas a quedarte con la boca abierta.

3. Encanto en cada esquina

Todo su patrimonio histórico no sería lo mismo sin esas calles tan encantadoras de Roma. Cada rincón está lleno de vida y magia, te recomendamos especialmente sus plazas, mercados y el barrio de Trastevere. También hace mucho la amabilidad y alegría de su gente.

Descubre 10 curiosidades de la ciudad

4. Conocer dos países en un mismo viaje

Todo viaje a Roma merece una visita al Vaticano, al ciudad-estado que representa el centro de la Iglesia Católica. Con una superficie equivalente a 44 campos de fútbol y menos de 1000 habitantes, es el país más pequeño del mundo. Eso sí, está repleto de maravillas artísticas: no puedes marcharte de Roma sin ver la Basílica de San Pedro o la Capilla Sixtina.

razones para visitar Roma
Contemplando la famosa plaza de San Pedro

 

5. Comida de 10

¿Quién se resiste a la gastronomía italiana? Roma está repleta de tradicionales trattorias con pasta, pizza y tiramisú para chuparse los dedos. Si te apetece reponer fuerzas, un helado artesano siempre es una buena idea. Difícilmente saldrás decepcionado de ningún local de comida en Roma. Eso sí, ¡cuidado con los precios!, que muchos lugares se aprovechan de los turistas.