Alquilar apartamentos sin comisiones

Encontrar alojamiento por un buen precio es un gran dolor de cabeza, sobre todo en lugares especialmente turísticos. Cuando los hoteles se salen de presupuesto, nosotros siempre recurrimos a alquilar apartamentos de particulares. Aún tenemos pendiente probar el Couchsurfing, ya que mientras podamos preferimos no depender demasiado de quien nos acoja ni deber nada a nadie. Cuando vamos de vacaciones estamos todo el día fuera explorando la ciudad y nos gusta ir a nuestro rollo, así que alquilar apartamentos es nuestra opción favorita cuando los hoteles se nos van de precio.

Entonces como alternativa a los hoteles siempre hemos tirado de Airbnb, pero muchas veces sus comisiones nos parecen excesivas. Pero hemos descubierto ABrent, una plataforma que consiste también en alquilar apartamentos vacacionales entre particulares. Esta agencia de momento sólo ofrece propiedades en España y Francia, pero tienen la mirada puesta en toda Europa. Pero, por fin, ¡sin comisiones para nadie! Esta empresa sigue el principio de “pay as you like”, así que si has estado a gusto durante tu estancia y el servicio de esta web te ha gustado, puedes ponerle precio a su trabajo, pero sin ninguna obligación.

¿Cómo se hace el pago?

Otro de sus puntos positivos es que no hay que pagar toda la reserva por anticipado, como mínimo un 10% y como máximo un 30%, dependiendo de lo que decida el anunciante. Además se puede cancelar la reserva sin ningún coste si se cumplen los plazos estipulados por el propietario. Este cargo se paga por PayPal o tarjeta de crédito y la cantidad restante se paga directamente al llegar al apartamento: en mano, por transferencia bancaria o como las dos partes prefieran.

¿Puedo confiar 100% para alquilar apartamentos?

En caso de problemas de entendimiento o si el lugar no se corresponde con lo anunciado, ABrent hace de intermediario, cosa que a nosotros como inquilinos nos da mucha tranquilidad. Para los más desconfiados, tiene un sistema de evaluaciones donde podrás ver qué les ha parecido el sitio y el anfitrión a los demás viajeros.