Bagni della Regina Giovanna, el paraíso en Sorrento

Si hay algo parecido al paraíso en Sorrento, sin ninguna duda es el Bagni della Regina Giovanna, una visita imprescindible si hacéis turismo por la Costa Almafitana. Aunque tenga nombre de baño termal (o a nosotros nos lo parece) no lo es. El Bagni della Regina Giovanna es un cala escondida con agua cristalina, aunque cada vez es menos secreta debido a su gran interés turístico. No solo es conocida por sus aguas cristalinas y por ser un lugar donde relajarse y conectar con la naturaleza, además tiene restos de una antigua villa romana Villa di Pollio y una gran leyenda detrás.

La leyenda

El Bagni della Regina Giovanna es uno de los sitios arqueológicos más importantes de la península de Sorrento. Está llena de historia, naturaleza y leyenda. El nombre, de hecho, se relaciona con la reina Juana de Anjou, reina de Nápoles. La leyenda cuenta que entre 1371 y 1435, estaba de vacaciones con su joven amante y se bañaban en estas aguas. De ahí el origen del nombre Bagni della Regina Giovanna. Sin duda, es un lugar digno de mitos y leyendas.

bagni della regina giovanna
El bagni della Regina Giovanna, un imprescindible en Sorrento

¿Cómo llegar al Bagni della Regina Giovanna?

Si os preguntáis cómo llegar al Bagni della Regina Giovanna os tenemos que decir que  es bastante complicado, sobretodo si no contáis con coche de alquiler, ya que tendréis que andar bastante. Eso sí, nosotros aconsejamos ir andando, ya que la paseada ofrece unas vistas increíbles de Sorrento, del acantilado y del Vesubio.

A pie

Es la mejor opción para llegar al Bagni della Regina Giovanna por sus vistas, aunque os tenemos que decir que el camino no es muy cómodo y se tarda 1h en llegar. Primero tendréis que seguir una carretera convencional que tiene hacia arriba, concretamente la SS115, durante unos 3 kilómetros. En la mayor parte del recorrido hay acera, pero sí que es cierto que en el tramo final tendréis que tener más cuidado con los coches.

Una vez se termina la SS115, donde hay un parking, se tiene que tomar durante un kilómetro un caminito que tiende hacia abajo que está sin asfaltar. No os preocupéis, hay indicaciones al acabarse la carretera convencional. Aconsejamos acudir con buen calzado ya que al hacer bajada es bastante fácil resbalarse. El terreno es bastante incómodo, pero el paisaje es precioso. Al final hay unas escaleras bastante puñeteras donde hay que vigilar para no hacerse daño, sobretodo porque están bastante húmedas.

bagni della regina giovanna
Imagen digna de un paraíso

Si vais andando, os aconsejamos que llevéis encima una botella de agua porque en Sorrento hace mucho calor en verano y la carretera tiende hacia arriba. Además, entendemos que para ir al Bagni della Regina Giovanna tiene que hacer buen tiempo.

En coche

Si vais en coche, hacéis el tramo de la SS115 y dejáis el coche en el párking. Luego sólo tendréis que hacer el tramo que falta a pie. No lo aconsejamos porque os perderéis las vistas del acantilado, pero es una opción bastante más cómoda, sobretodo al volver.

bagni della regina giovanna
Estas vistas merecen hacer un esfuerzo e ir andando

En transporte público

Para los que no tengáis coche ni queráis andar demasiado, podéis tomar un bus en la estación Circumvesuviana de Sorrento en dirección al Cabo de Sorrento. Lo más fácil es que le digáis al conductor que queréis ir al Bagni della Regina Giovanna y que os diga donde tenéis que bajar. El bus cuesta alrededor de 1,50€. A continuación, tendréis que caminar un poquito hasta llegar a la cala.

Villa di Pollio Felice

A parte del agua, cuenta con un tesoro arqueológico con unas vistas increíbles. No nos imaginamos lo listos que serían los romanos al hacerse esa villa ahí. ¡Nosotros si pudiéramos también lo haríamos! Esta villa fecha del siglo I d.C. Aunque al lado de las aguas no tenga tanto interés, es una visita más que aconsejable.

¿Cuál es la mejor hora para ir al Bagni della Regina Giovanna?

Como hemos dicho, no solo se debe ir allí para bañarse. Nosotros aconsejamos pasar una tarde entera para disfrutar de su agua cristalina, también adentrarse a mar abierto por medio de una “puerta” generada por la madre naturaleza y disfrutar de Villa di Pollio y su acantilado. Nosotros aconsejamos comer temprano (sobre las 12h) y llegar allí durante el mediodía. Eso sí, no os vayáis de allí sin ver una puesta de Sol, sobretodo si vais en coche que no os tendría que preocupar volver a de noche.