Cómo ir a las Blue Mountains desde Sydney

Las Blue Mountains o Montañas Azules es una región montañosa situada a sólo 50km de Sydney. La preciosa región es considerada Patrimonio de la Humanidad desde el año 2000 y visitar las Blue Mountains desde Sydney se ha convertido en una obligación para los millones de turistas que visitan la famosa ciudad. Nunca es tarde para disfrutar de su millón de hectáreas de paraíso verde. En este post os contaremos un poco de historia, cómo ir a las Blue Mountains desde Sydney, los principales atractivos y muchos consejos. Además, os dejamos 30 cosas que hacer en Sydney para que tengáis una visita bien completa.

30 cosas que hacer en Sydney

Breve historia de las Blue Mountains

La región montañosa de las Montañas Azules posee muchísima historia. Antes de la colonización de los europeos, hay pruebas que demuestran que muchos aborígenes habitaban en la zona. Una buena forma de descubrirlo es visitando “La Cueva de las Manos Rojas”, donde se pueden ver detalles en algunas de sus paredes. Los exploradores europeos la descubrieron alrededor del año 1800, y sólo 15 años más tarde ya empezaron a construir algunos de los caminos que hoy en día aún se conservan.

blue mountains desde sydney
Una excursión a las Blue Mountains desde Sydney es imprescindible para los amantes de la montaña

La región es muy extensa pero carece de mucha altitud: el punto más alto es el Monte Werong, con 1.215 metros de altitud. Aun así, no es extraño ver un par o tres de nevadas anuales. Predominan los bosques de eucaliptos y las formaciones de roca arenisca.

Aunque se puede acampar en las Blue Mountains, verlas en un día es una magnífica opción si no pasas demasiados días por la zona de Sydney. Aunque casi nunca es suficiente, se puede decir que con unas horas puedes descubrir su belleza tranquilamente.

¿Por qué se llaman Blue Mountains? ¿Son azules?

Con ese nombre fue como la bautizaron los exploradores cuando la descubrieron, pero realmente, como podréis comprobar, no son azules. El color predominante es el verde (en mayor medida) y también el marrón. Pero, ¿entonces por qué le pusieron ese nombre? La explicación que dieron sus descubridores, fue que a distancia las montañas se ven azules. No es ninguna paranoia, ya que tiene una explicación científica. Aunque a priori no lo parezca, lo que sucede es que somos víctimas de la Difusión de Mie: esta sucede cuando la radiación ultravioleta producida por el sol se dispersa dentro de la atmósfera y nos provoca la sensación de estar observando un color azul-grisáceo. 

blue mountains desde sydney
¿Aprecias algún tono azulado en las Three Sisters?

Cómo ir a las Blue Mountains desde Sydney

Es muy fácil. Aunque muchísima gente opte por ir en coche de alquiler o con la típica campervan, no os preocupéis si no tenéis ninguna de las dos opciones. La mejor opción para llegar a las Blue Mountains desde Sydney es ir en tren. 

Tenéis que ir a la Estación Central de Sydney y coger el tren con dirección Katoomba. Hay un tren aproximadamente cada hora y el trayecto dura dos horas exactas.

Horarios del tren hacia las Blue Mountains

 

El precio del billete (ida y vuelta) es de 17.60$ para los adultos y 8.80$ para niños, estudiantes y jubilados (sin tener la Opal Card).

Una vez en Katoomba, la población más cercana, todavía no habréis llegado al Parque Nacional. Allí tendréis varias opciones:

1. Ir andando hasta el parque nacional

Es lo que nosotros hicimos, ya que el ambiente es precioso. El recorrido tiene unos 3 kilómetros pero sin ningún misterio: hay que seguir la carretera principal que empieza en la estación hasta que veas indicado el desvío que lleva a las Blue Mountains.

blue mountains desde sydney
La calle principal de Katoomba tiene este aspecto de pueblo del oeste

2. Coger un bus turístico que te deja en los puntos más importantes

 Es la opción más cara, ya que suele estar sobre los 40$. En la misma estación de Katoomba hay varias empresas dónde contratar sus servicios. Una de ellas es Explorerbus, con ellos puedes hacer trayectos ilimitados durante 7 días por 44$. No recomendamos para nada esta opción, ya que lo bonito del parque es descubrirlo caminando.

3. Aprovecharse del bus público 686

 Katoomba no deja de ser un pueblo y dispone de este servicio. Eso sí, el último es a las 17h, por lo que os aconsejamos informaros bien de los horarios.

¡Aprovechad para disfrutar de las excelentes vistas que os regala el viaje y a ver si podéis apreciar el tono azulado de las montañas!

Qué ver en las Blue Mountains

Katoomba Scenic Railway

Se trata del ferrocarril más inclinado del mundo según el libro de Guiness World Records. Recorre 310 metros con una inclinación de 52 grados. Su origen se remonta a la explotación de las minas de carbón de la zona desde el 1880. Pero durante el siglo pasado no sólo llevaba carbón, sino que hasta 1945 aceptaba pasajeros los fines de semana y a partir de entonces se convirtió en la atracción turística que es hoy en día.

Katoomba Scenic Skyway

No apto para los que padecen vértigo, este teleférico cruza el valle de Jemison a nada máas y nada menos que ¡270 metros por encima del nivel del suelo! La cabina tiene capacidad para 72 personas y está recubierta de cristal, así que se tiene una vista de 360 grados. ¡Incluso algunas secciones del suelo son de cristal!

Cascadas

El parque natural tiene muchas caídas de agua espectaculares. Las más famosas son las Wentworth Falls, con casi 200 metros de altura de agua cayendo desde un frondoso bosque de eucaliptus. Tampoco puedes perderte las Leura Cascades, mucho más bajitas pero igual o más bellas.

blue mountains desde sydney
Leura Cascades, un buen motivo para hacer una excursión a las Blue Mountains desde Sydney

Three Sisters

Estas tres rocas salen en todas las fotos de las Blue Mountains por esa forma tan única y especial. Su nombre proviene de esta bonita leyenda aborigen:

Tres hermanas que vivían en el valle de Jamison (Meehni, Wimlah y Gunnedoo) se enamoraron de tres hombres de una tribu rival, de manera que estaba prohibido que se casaran. Ellos no se conformaron y las raptaron causando una gran batalla entre las dos tribus. Para proteger a las tres chicas, un anciano de su tribu las convirtió en tres piedras, pero él murió y no les pudo devolver su forma humana.

Giant Staircase

Esta escalera gigante con más de 800 peldaños se coge a partir del Echo Point, un buen mirador y el punto más turístico del parque. El camino lleva hasta el valle, donde empiezan varios caminos para disfrutar del parque natural. Si después de una buena caminata no te apetece volver a subir las 800 escaleras, siempre puede coger el Scenic Railway de vuelta.

Jenolan Caves

Las Jenolan Caves son consideradas como las más importante de Australia. Con once espectaculares cuevas de piedra caliza, ríos subterráneos y formaciones impresionantes, son unas de las mejores del mundo que forman parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Consejos para visitar las Blue Mountains

1. Elegir un buen vagón en el tren

Si vais a las Blue Mountains desde Sydney en tren, lo mejor es ir sentado en uno de los vagones delanteros del vehículo (en la ida) y en los traseros (en la vuelta). Como es de esperar, los trenes van bastante llenos, sobretodo a primera hora de la mañana, por lo que os aconsejamos caminar un poco más a lo largo del andén para poder sentaros. Es muy importante respetar si estáis en un vagón silencioso (lo pone en la puerta): no es que no se pueda hablar, pero si lo hacéis, que no se os haga notar.

2. Volver desde la estación de Leura

Como sabréis, el Parque Nacional es enorme y una de las rutas que suele hacer la gente es empezar en Katoomba y volver de Leura, otro pueblecito encantador en los alrededores del parque.

3. Llevar vuestra propia comida

Aunque encontraréis comida en el Echo Point, el punto más turístico del parque, como os podéis imaginar hay poca cosa y es bastante caro. Lo mejor que podéis hacer es disfrutar de un buen bocata, sentados en un banco y disfrutar de unas vistas que os van a cortar la respiración.

blue mountains desde sydney
Es todo un placer comer un bocata con estas vistas

4. Llevar algo para abrigar

Aunque en Sydney paséis mucho calor, llevaros una chaqueta a las Blue Mountains, ya que las temperaturas son muy variables. La región tiene zonas con bastante altitud por lo que las temperaturas pueden ser bastante bajas y con presencia de viento. En fin, que hace fresquito.

5. Llevar calzado adecuado

Nos sorprendimos cuando vimos a muchos turistas con sandalias y chanclas. Aunque hay caminos más fáciles que otros, no dejáis de ir a un Parque Natural, por lo que ir con calzado deportivo es más que recomendable si no queréis que vuestros pies se resientan.

6. Sacarse la Opal Card

Si todavía no os la habéis sacado, cuando vayáis a las Blue Mountains desde Sydney es vuestra mejor oportunidad. Sobre las 18h ya estaréis de vuelta a la ciudad, por lo que podréis aprovechar para coger un ferry en Circular Quay que os lleve a North Sydney y disfrutar de las vistas de la Ópera y del Harbour Bridge. Hay que recordar que la Opal tiene un tope de 15$ diarios, por lo que el trayecto os saldrá gratis.