Cambiamos de ciudad y casi hace más calor que en Phoenix

Después de un largo y cansado trayecto hemos llegado a una ciudad muy curiosa que uno siempre desea pisar. Aunque nos parezca de mentira, hoy hemos llegado a la ciudad más hortera del mundo, Las Vegas. Estos últimos días los hemos pasado en medio del desierto de Sonora, en Phoenix, la capital del estado de Arizona. A priori no era una ciudad que nos llamase mucho la atención, pero nos facilitaba bastante el recorrido enlazando Hawaii con el oeste de Estados Unidos y decidimos conocerla.

Si os tenemos que ser sinceros, es una ciudad a la que no volveríamos, aunque no nos arrepentimos de haberla conocido. Es más, ha sido una experiencia de las que nos ha curtido. Sinceramente, hubo momentos que en Phoenix lo pasamos bastante mal. Allí todo el mundo se mueve en coche: por las altas temperaturas, porque es una ciudad muy extensa y porque el transporte público no es demasiado eficiente, aunque nosotros lo sobrevivimos.

que hacer en Phoenix
El paisaje típico de Arizona en el South Mountain Park

Sí, hablar de supervivencia es lo más apropiado. Phoenix es una ciudad bastante peligrosa, sobretodo el sur y el este de su área metropolitana. Además, la sensación de inseguridad aumenta porque no hay nadie en las calles. Cuando decimos nadie, es nadie, sólo algunos homeless y gente bajo la influencia de la droga. Charlando con unos locales (algo que siempre se debe hacer cuando se visita una ciudad, ya que te permite conocer mucho más acerca de ella) nos dijo que el transporte público es solo para los que no se pueden permitir ir en coche, por lo que en la mayoría de casos tienes que estar bajo el umbral de pobreza.

En fin, que nada más subir al bus nos vino un joven que acababa de salir de la cárcel a darnos tema. No fantasmeaba, llevaba la típica placa en el tobillo y nos dio conversa. Como bien imagináis, la situación no nos hizo ni pizca de gracia, pero nos acabó dando un pase diario de transporte. Cuando bajó, otro hombre no nos paró de insinuar que los españoles éramos ricos y no cesaba de preguntarnos qué hacíamos allá, dónde íbamos… Antes de bajarse, nos insistió que nos invitaba a comer, y como imagináis, rehusamos su invitación.

phxdwtn
El Downtown de Phoenix. Como veis, ningún peatón

Nuestra estancia en Phoenix coincidió con una búsqueda exhaustiva, premiada con 50.000$ por la policía, de un asesino en serie que ya había matado a 9 personas. El último asesinato, de hacía solo unos días. Al margen de todo esto, también tiene cosas bonitas como el South Mountain Park, o rutas senderistas preciosas y peligrosas (por el terreno y por el extremo calor). El paisaje desierto de Arizona es simple, pero precioso.

Y finalmente, nos vinimos para las Vegas en autocar. Es todo un lujo poder contemplar el paisaje árido durante el trayecto. Y sí, siendo el cumpleaños de Blanca, no hay mejor lugar que esta ciudad para celebrar la mayoría de edad americana (ahora en EEUU ya puede hacer de todo). Por la tarde de outlets, y por la noche, hemos conocido la locura de sus calles. Estamos ansiosos por descubrir más.

DSC_0004
Blanca dándole al vicio

De momento ya hemos perdido 21 dólares en el casino (suerte que nos los han regalado por cumplir años). De lo que estamos seguros, es que nosotros no pondremos ni uno de nuestro bolsillo: hay gente muy enganchada y dan bastante pena.

Let’s enjoy the Fabulous!