¡Casi dormimos en un hotel encantado!

Casi nunca cogemos los hoteles con cancelación gratuita, pero durante nuestra estancia en Los Ángeles lo agradecimos. Por si no habéis buscado nunca un hotel en la ciudad donde todo es posible, encontrar alojamiento bien de precio es complicado. Además, es muy importante mirar donde alojarse porque es una ciudad con algunas zonas peligrosas. Cuando creíamos que lo habíamos conseguido, nos dimos cuenta que casi dormimos en un hotel encantado.

Las mejores zonas para alojarse en Los Ángeles

Después de estar varias tardes repasando todos los hoteles y apartamentos de la ciudad, encontramos uno que estaba muy bien de precio, además de céntrico: Stay on Main Hotel. Nuestra estancia era de tres noches, y todo lo que habíamos estado mirando nos salía por unos 250€, mientras que este hotel ubicado en el Downtown nos salía por 180€, además con desayuno incluido y cancelación gratuita hasta el día antes. Miramos su puntuación en TripAdvisor, tres estrellas de cinco, y reservamos.

Antes de reservar alojamiento, nosotros siempre nos informamos sobre la zona. Es cierto que el Downtown por la noche es peligroso, pero como nosotros de viaje nos acostamos prontito y no teníamos coche, nos interesaba bastante estar bien comunicados.

De casualidad, la tarde antes de coger el vuelo que nos llevaría a Los Ángeles, decidimos leer las opiniones del hotel. En el primer comentario un cliente escribió: “El día en que nos fuimos un amigo nos contó la historia de Elisa. Si sos supersticioso olvídate de la ultima oración.Por suerte nos enteramos después y no durante, de lo contrario hubiéramos estado asustados”. Nosotros no sabíamos a que se refería, así que decidimos buscar en internet.

El Hotel Cecil, ahora rebautizado como Stay on Main, fue fundado en 1924, aunque posteriormente adquiriría una fama poco atractiva. El hotel es conocido por varios suicidios y su actividad criminal, en concreto, se llevaron a cabo tres asesinatos. Además, el hotel fue la residencia de los asesinos en serie Richard Ramírez en 1985 y Jack Unterweger en 1991.

hotel encantado
El exterior del hotel, con un toque moderno que le da otro aire

Sin embargo, la historia más conocida es la que implicó la sorprendente muerte de Elisa Lam, una estudiante canadiense. En febrero de 2013, el el cuerpo desnudo de Elisa Lam, de 21 años de edad, fue encontrado dentro de uno de los tanques de abastecimiento de agua en el techo del hotel. Lam desapareció en el hotel el 31 de enero, sin que nadie supiera nada más sobre ella. Su cuerpo descompuesto fue descubierto el 19 de febrero por un trabajador de mantenimiento en uno de los tanques de agua del tejado, después que algunos clientes se habían quejado de la baja presión del agua y que “tenía un sabor raro”. Lo más extraño de todo es que el acceso al tanque de agua estaba bloqueado, e incluso alarmado, siendo imposible su acceso sin que nadie se enterara.

Eso provocó la desconfianza de las autoridades, que posteriormente, descartaron la muerte de Lam como un ahogamiento accidental. Las imágenes de  vídeo-vigilancia tomadas desde el interior de un ascensor mostraron a Lam actuando de manera extraña: pulsaba varios botones del ascensor, se escondía en la esquina, y agitaba los brazos violentamente (está en Youtube). Después de que el vídeo del ascensor se hizo público, muchos empezaron a creer en una explicación más paranormal, algunos incluso defendieron que Lam estaba poseída.

Después de todos estos sucesos, son muchos los clientes que han denunciado ser víctimas de actividades paranormales, sobre todo en 2015. ¡Suerte que decidimos no alojarnos en este hotel encantado! Que quede claro que no tenemos nada en contra de este hotel, solo que por nuestra forma de ser, queríamos dormir tranquilos.