Diario de Eurotrip: Malos recuerdos de Bratislava

¡Buenas a todos! Os escribimos desde el hotel de Bratislava tras un día de contrastes. Empezamos el día en el autobús, con un trayecto de unas tres horitas entre Budapest y Bratislava. La verdad que la ciudad nos sorprendió bastante: pequeñita, pero encantadora.

Se puede comer bien a muy buen precio. Abundan los menús a 5-6€ que consisten normalmente en dos platos y bebida. El casco histórico es bastante colorido y no está masificado, por eso hemos disfrutado de un buen paseo tranquilos.

iglesiaazul
La curiosa iglesia azul, un icono del centro de la ciudad

Queríamos alquilar una bicicleta para ir al castillo de Devin, a 9km de Bratislava, pero finalmente hemos decidido quedarnos por la ciudad ya que sólo teníamos un día para conocerla. Lo que más nos ha gustado ha sido el castillo de Bratislava, desde el cual se aprecian unas preciosas vistas de toda la ciudad y del río Danubio.

castillobratis
El imponente castillo de Bratislava

El día iba bien hasta que cuando llegamos al hotel decidimos ir a la piscina a relajarnos. Teníamos un móvil Sony Xperia Z3, famoso por ser sumergible, y decidimos probarlo en la piscina del hotel. Al cabo de unos minutos, el móvil murió y de momento no hay arreglo. ¡Así que nos tocará pasar la semanita con sólo un teléfono!

Nos despedimos, mañana por la mañana rumbo a Viena, la capital de la música. Tenemos muchas ganas de conocer la capital austríaca, una de las ciudades más visitadas de Europa. Ya os contaremos, por el momento desde un móvil, aunque esperamos que todo se solucione 🙂