Diario de viaje: Descubriendo Cairns

¡Buenas a todos! Desde ayer ya estamos en Cairns, una de las ciudades más turísticas de Australia por su cercanía a la Gran Barrera de Coral y al Daintree Rainforest, donde hemos ido hoy.

El calor es sofocante, aunque no nos podemos quejar del tiempo, porque a pesar de ser temporada húmeda no nos está lloviendo nada. A nosotros no nos gustan las excursiones guiadas, pero hoy no tuvimos otro remedio que contratar una.

¿Por qué no nos gustan? Somos partidarios de ir por libre, conocer las cosas por nuestra cuenta, sin restricciones, prisas, ni prejuicios. Por ejemplo, el guía de hoy nos ha dicho que de Port Douglas no esperásemos nada y nos ha encantado.

Sin embargo, hoy no hemos tenido otra opción que pagar 80€ por cabeza… porque una de las cosas negativas que tiene Cairns es que en trasporte público no vas a ningún lado y no puedes irte de Cairns sin ver Port Douglas, Cape Tribulation, el Mossman Gorge o ver cocodrilos en libertad. Aunque ha sido un día muy estresante, lo hemos podido ver todo.

DSC_0057
Una imagen para el recuerdo en Port Douglas

Obviamente nos sabe mal por no haber ido a la Gran Barrera de Coral, pero como no somos grandes amantes del snorkel, decidimos ahorrarnos una sangría de dinero importante. Solo decir que por ese precio íbamos a Maldivas unos días y hacíamos snorkel ¡sin gafas!

En Cairns nos ha sorprendido la cantidad de gente que hay descendiente de los aborígenes australianos. Desafortunadamente, la gran parte de ellos se siente desplazada dentro de la sociedad. Llegamos a Cairns a las cinco de la mañana y un grupo numeroso estaba montando un jaleo impresionante. Lo más curioso es lo diferentes que son, culturalmente, con los hijos de colones, pese a vivir en el mismo país (no se puede decir con los blancos porque está prohibido, por ley, calificar a los aborígenes como negros, pese a serlo la mayoría).

Cuando se fundó la Commonwealth quedaron excluidos de muchos derechos, incluso el de voto. De hecho, no pudieron hacerlo hasta 1967. Australia es muy bonito y la gente es estupenda, pero sabe mal ver gente desplazada, aunque también se tiene que reconocer que a muchos no les gustan los blancos ya que les ven como los invasores. Eso sí, en Estados Unidos el racismo es mucho peor. Hay que luchar para que todos tengamos los mismos derechos.