Diario de viaje: En Noosa, pero muy cerca de Europa

Aunque estemos en Australia no podemos dejar de pensar en lo que ocurrió ayer por la mañana en Bruselas. Nosotros estábamos paseando por los Parklands de Brisbane cuando ocurrió. Al llegar a la habitación y conectarnos al Wi-Fi pudimos ver esa triste noticia. Sólo decir que mucho ánimo a las familias y que la violencia nunca es la solución a los conflictos.

Hoy escribo yo, Albert,  Soy bastante precavido, pero viajar no me da miedo. Estuvimos en Múnich cuando hubo la alerta terrorista este fin de año y aunque no pude dormir en tres días, un ataque así te puede ocurrir en cualquier sitio. Así que no vale la pena preocuparse (aunque siempre hay que tener cuidado) y no darles lo que quieren: que tengamos miedo.

Nosotros hemos llegado hoy mismo a Noosa, en el corazón de Queensland. Si hay algún lugar para estar inmersos en la naturaleza, estamos en el mejor. Hemos alquilado un apartamento en medio de un parque natural en el que no hay nada: sólo casas, naturaleza y playas perdidas. Es genial. Hemos encontrado la tranquilidad que andábamos buscando estos días. Ahora no os podemos enseñar fotos porque hemos llegado de noche y no hay ni luces en las calles.

Respecto a Brisbane, decir que es una ciudad espectacular, con mayúsculas. No esperábamos demasiado de ella, pero si os tenemos que ser sinceros, está en nuestra lista de ciudades donde nos encantaría vivir. Durante los largos trayectos de autobús vamos confeccionando nuestras entradas con consejos, propuestas y mucho más, así que prontito ya tendréis las de Sídney y Brisbane. Con estas, esperemos que os animéis y visitéis esta isla, desconocida para muchos, y que esconde tesoros impresionantes.

Por cierto, no nos queríamos olvidar de destacar que poder abrazar a un koala es una experiencia única y que no tiene precio, así que un motivo más para acercarse a Australia. ¡Ah, y darle de comer a un canguro y relajarse a su lado tampoco!

12901187_10209670081097077_8264820570673537617_o
Uno de los momentos del viaje