Diario de viaje: Enamorados de Neuschwanstein

El día ha empezado pronto, de hecho, ha sido el día que más hemos madrugado, aunque ha valido muchísimo la pena. Uno de los motivos por los que decidimos ir a Múnich y a la Baviera era para visitar el famoso castillo de Neuschwanstein, el monumento más visitado de Alemania. Dicen que Walt Disney se inspiró en este castillo para crear el suyo. Tras verlo, solo podemos decir que el señor Disney era un tipo muy inteligente y que el suyo le quedó bastante bien, pero es incomparable con la belleza del auténtico.

neuschwanstein
Nuestra primera foto del castillo de Neuschwanstein

Si hasta ahora nos quejábamos del tiempo que nos había hecho, tenemos que decir que nos ha hecho el mejor día posible. En teoría teníamos que haber ido ayer, pero se anunciaban lluvias importantes y decidimos posponer la visita para el domingo debido a que las probabilidades de lluvia eran menores. Sin duda, acertamos. Nos levantamos con una Múnich nevada y al llegar a Neuschwanstein lucía un bonito sol, que juntamente con la nieve que cayó por la noche y un poco de neblina le daba un toque fantástico, típico de cuento.

Si os tenemos que ser sinceros, hacía mucho tiempo que no teníamos una reacción tan emocionante ante un monumento. La sensación que te da su visita es la de estar en otro mundo. Aunque parezca un tópico, es así. Su visita es obligada una vez en la vida, y sobretodo, lo mejor es perderse por sus caminitos secretos para descubrir rincones mágicos con vistas increíbles.

neuschwanstein-vistas
Rincones así de bonitos, con unas vistas que te dejan maravillado

Por cierto, aprovechando, hemos comido platos tradicionales alemanes en un restaurante cerca del castillo. Nos ha llamado la atención una curiosidad: los japoneses se pedían todos codillo, pero de los veinte que había en la mesa, no más de dos habían comido más de un par de bocados. Así que si tenéis invitados japoneses, no les deis codillo que creemos que no funciona.

Ahora ya estamos en la estación de autobuses acabando de cenar para poner rumbo a otra ciudad para concluir el día 5 nuestro viaje por Alemania. Esperemos que esta vez el viaje sea más llevadero.