Diario de viaje: Nochevieja con alarma terrorista

No acabamos ni empezamos el año de la mejor manera. Aunque ahora parezca un poco de oportunistas, si os tenemos que ser sinceros, tras las recientes actuaciones de Alemania, la nochevieja en Munich no nos daba buena espina. Además, que somos bastante supersticiosos y al salir de Barcelona ya lo hicimos con miedo porque detectaron material explosivo a un pasajero, aunque finalmente se solucionó. Salimos a cenar y decidimos que nos comeríamos las uvas en el hotel porque en la situación en la que se encontraba Europa, el riesgo al que estábamos expuestos no compensaría las emociones que pudiésemos vivir.

Nada más llegar al hotel vimos por la BBC que nos encontrábamos ante un ataque terrorista inminente. Aunque estuviésemos en un lugar tranquilo, nos costó muchísimo dormir. De hecho, fue el primer año que no nos comimos las uvas. Cada 30 minutos nos despertábamos para ver lo que se cocía en Twitter. Suerte que no pasó nada, pero el miedo aún está, y sobretodo la sensación de que nos podríamos haber cruzado con ellos en cualquier instante, porque ese día nos pateamos toda la ciudad.

En fin, que hoy nos hemos levantado y hemos decidido ir a Salzburgo en tren para desconectar. Cuando hemos llegado a la estación, hacía un par de horas que se habían vuelto a abrir. El día no nos ha acompañado, de hecho, quizá ha hecho el peor tiempo posible: niebla y lluvia, que nos impidió ver los Alpes Bávaros y la ciudad con claridad.

salzburgo-2
Ya veis como estaba el panorama… pero aun así una belleza indudable

Salzburgo nos ha dado muy buenas impresiones, sobretodo el casco viejo. Tras recorrer más de 20km, hoy entendemos mejor la genialidad de Mozart: seguro que se inspiró en los paisajes que le vieron nacer y crecer. Al final del día tenemos una gran satisfacción: aunque el tiempo no haya sido bueno, la ciudad nos ha encantado y eso sólo pasa con las mejores, que son bonitas bajo cualquier circunstancia. El viaje en tren ha sido una pena, ya que apenas hemos apreciado su paisaje. Si algo nos ha llamado la atención ha sido la puntualidad del servicio y eso se debe a un factor: si llegan 3 minutos tarde les rebajan el sueldo.

salzburgo-3
De noche Salzburgo parece de cuento

Sin embargo, a parte de la alarma terrorista, la mala noticia ha sido que nuestra querida cámara está agonizando y creemos que se debe a la gran humedad. Veremos como está mañana.

Por cierto, ¡que tengáis un feliz año nuevo!