Diario de viaje: Nuestras últimas horas de 2015

Después de pasar una noche entera en el autobús, llegamos a la capital de Baviera, a la preciosa Munich. Como os contamos, veníamos un poco acojonados porque en Hamburgo hacía un frío que pelaba y estábamos a 6ºC y en Munich las previsiones apuntaban a máximas de 2ºC. Por el camino, concretamente en Nüremberg, los techos de los coches estaban completamente helados. Nos temimos que el frío hamburgués fuera un masaje.

Sin embargo al llegar, el frío nos dejó de preocupar. Llegamos a las 6 de la mañana y los termómetros marcaban -3ºC, pero la sensación térmica era inferior que la de Hamburgo. Imaginamos que por la humedad del norte. Tras descansar un poco en el hotel fuimos hasta el centro para conocer la ciudad.

marienplatz-munich
Marienplatz, la plaza más bonita de Munich

Si en Hamburgo había cochazos, en Munich son todo Fórmulas 1. ¡Qué pasada! Nada más llegar nos dirigimos a Odeonsplatz, la plaza con más historia de la ciudad. Allí fue donde Hitler fue detenido tras el Putsch de Munich en 1923. Sin embargo, años más tarde, después de llegar al poder, hizo de esta plaza un santuario nazi. Ahora ya no queda ni rastro de este oscuro pasado, igual que en toda Alemania. Nos sentamos un rato allí para protegernos de la lluvia y reflexionar sobre lo que hemos vivido este año.

A partir de ese momento la lluvia nos arruinó la tarde, sobretodo el paseo por el Jardín Inglés. Después de visitar el Olympiastadion, encontrarnos con la BMW Welt cerrada y de enamorarnos de Marienplatz, acabamos empapados. Nos dio tiempo de cambiarnos y salir a cenar a nuestro restaurante favorito: Vapiano. ¡Qué ganas tenemos que nos pongan uno en Barcelona, o al menos en España!

olympia-munich
El precioso recinto olímpico en un no tan precioso día

En fin, un poco asustados con el tema de los petardos con todo el tema de la alerta terrorista acabamos este 2015 en Munich. Esperemos que tengáis un 2016 genial 🙂