Diario de Eurotrip: De Pompeya a Venecia en 24h

¡Buenas a todos traveleros!

Escribimos desde Venecia, una de las ciudades más románticas del mundo. La verdad es que hemos hecho una visita bastante exprés: hemos llegado hoy por la mañana después de 12h de autobús desde Nápoles y nos vamos mañana al mediodía. La verdad es que el panorama cambia bastante: en Venecia te sientes agobiado por los turistas, la mayor parte de Estados Unidos, y en Nápoles reina la inseguridad. Sin duda, preferimos la primera, aunque hay que tener cuidado en todos lados, pero en ningún momento nos vimos amenazados, a diferencia de Nápoles.

Venecia-panorama
Venecia es espectacular la mires por donde la mires

Es por ese motivo que sólo le dedicamos una horita a la ciudad napolitana y porque conocimos a dos madrileños en el hotel, que nos animaron, ¡sino ni pisamos la ciudad! Probamos una Sfogliattella, el dulce típico de allí, y poco más. Como os comentamos, priorizamos ir a Sorrento, visitar Pompeya y subir al Vesuvio, experiencias inolvidables, sobretodo la última. Creemos que jamás vamos a olvidar las vistas de ahí arriba.

Las ruinas de Pompeya con el Vesubio de fondo
Las ruinas de Pompeya con el Vesubio de fondo

Dejando Nápoles y centrándonos en lo que hemos hecho hoy, Venecia, yendo para el hotel lo comentábamos: está muy masificada. Aun así, nadie le puede discutir la belleza de sus calles, de sus canales y la particularidad como ciudad. Aunque todas sean únicas, Venecia es una de las más peculiares.

No queremos acabar sin expresar nuestra disconformidad con el precio de las góndolas de Venecia: 80 euros por media hora es algo excesivo para una actividad que estaría bien que estuviera al alcance de la mayoría. Tampoco nos gustó la suciedad de los canales… Es intolerable que un veneciano lance las colillas al canal, igual que la bolsa del bocadillo que ha comido… Venecia es de una belleza indiscutible, pero estos puntos le hacen perder bastante.

Venecia está llena de rincones preciosos muy románticos

Con esto nos despedimos de Venecia. Si todo va bien, nos vemos mañana por la noche en Budapest, una de las capitales europeas que más apreciamos.

¡Un abrazo!