Manneken Pis: símbolo de Bruselas

Hay pocas estatuas tan famosas en el mundo como el Manneken Pis. La verdad es que la figura tiene un nombre un poco complicado para los que no dominamos el neerlandés y significa “el niño que mea”. Aunque la mayoría de visitantes suelen defraudarse un poco con el tamaño de la estatua, lo que no cabe duda es que el Manneken Pis es el símbolo de Bruselas, presente en todos los souvenirs. Eso sí, con permiso del delicioso chocolate belga.

10 curiosidades de Bruselas

Historia del Manneken Pis

Esta estatua de bronce de 61 centímetros que representa un niño orinando, fue construida en el siglo XV por el escultor barroco francoflamenco Jérôme Duquesnoy.  El artista recibió 30 ducados por su obra. Sin embargo, la estatua que podemos contemplar hoy no es la original ya que la auténtica ha sido objeto de varios robos. Al principio se trataba de una fuente muy importante para la distribución de agua potable para toda Bélgica, hasta que empezó a obtener una gran fama por su caracter único. En 1745, los ingleses robaron la estatua, y posteriormente tras su recuperación, unos franceses repitieron el acto vandálico dos años más tarde. Tras unos años de calma, en 1963, unos jóvenes de Amberes volvieron a robarla, aunque un par de años más tarde se encontró casualmente en el canal de Bruselas.

Tras su grave historial, en 1965 el ayuntamiento de Bruselas decidió proteger la estructura original y en su lugar puso una réplica de la original, que es la que se puede ver hoy. La auténtica obra renacentista de Duquesnoy se encuentra en el ayuntamiento de la ciudad con algunos daños provocados por su removido pasado. 

manneken pis
El Manneken Pis, símbolo de Bruselas

Disfraces del Manneken Pis

Aunque la mayor parte del año está desnudo, algunas veces el ayuntamiento de Bruselas decide disfrazarlo para honrar a una determinada profesión o en alguna efeméride señalada. Todo empezó en 1698 cuando el emperador Maximiliano Emmanuel le puso una túnica. Desde entonces, muchos de los presidentes le han regalado prendas hasta acumular más de 800. Todas ellas estan expuestas en el Musée de la Ville, en la Maison du Roi. Entre los más curiosos destaca uno de Elvis.  Durante el siglo XVIII, al personaje se le vestía al cuatro veces el año, pero últimamente se aprovecha cualquier ocasión.

Para vestirle, los operarios apagan la fuente. Lo más curioso es que cuando se enciende de nuevo, el chorro de agua sale con mucha potencia y suele salpicar a los presentes.

Curiosidades y leyendas del Manneken Pis

¡Con lo pequeñita que es la estatua y la de curiosidades y leyendas que esconde! Algunas más creíbles que otras, os presentamos las mejores curiosidades y leyendas del Manneken Pis.

1. Origen de la estatua

Se dice que el origen de la estatua puede remontarse al día que un comerciante que visitaba Bruselas perdió a su hijo pequeño. Tras su pérdida, se organizaron grupos de búsqueda para encontrarlo. Tras varios días de búsqueda, el niño fue encontrado riendo y orinando en un pequeño jardín. Eso motivó a que el comerciante colaborara en la construcción de la figura. Esa es la versión más contada a los turistas.

También se comenta que en el siglo XIV, Bruselas recibía muchos ataques de potencias europeas. Los atacantes idearon un plan para colocar cargas explosivas en las murallas y un niño llamado Juliaanske, que les estaba espiando, salvó a su ciudad porque orinó sobre la mecha encendida.

Otra versión es que en el siglo XVII el gremio de los curtidores pagaba a los niños un precio simbólico a cambio de que orinasen encima de las pieles y que de ahí surgió el Manneken Pis.

manneken pis
La estatua disfrazada de Santa Claus por navidades

2. No es la única estatua que mea en Bruselas

Muy próxima a la Grand Place, existe también una versión femenina mucho menos conocida, Jeanneke Pis. Si el símbolo de Bruselas es pequeño, su versión femenina aún lo es más: mide 51 centímetros.

3. Ceremonias por todo lo alto

Cada vez que se viste al Manneken Pis, se celebran ceremonias que suelen ir acompañadas hasta por una banda de música.

4. No meó solo agua

Aunque últimamente de la fuente siempre sale agua, en varios momentos de la historia, el chorro de agua del Manneken Pis fue sustituido por otros líquidos como vino o cerveza. 

¿Dónde está la estatua?

El Manneken Pis se encuentra entre las céntricas calles de l’Etuve y Chene, muy próximas a la Grand Place.