Nuestra mala suerte…

Podemos decir que somos afortunados porque nos tenemos el uno al otro y podemos permitirnos el lujo de viajar, que es lo más bonito del mundo. Pero también es verdad que a veces parece que las ciudades nos quieren jugar una mala pasada. El otro día lo estábamos comentando con Blanca… me preguntó por qué teníamos tanta mala suerte de que siempre que íbamos de viaje encontrábamos algún monumento cerrado o en construcción. Yo le respondí: Blanca, es totalmente normal, ¡es que todo el día estamos viajando!

Y como dice el dicho, “no hay mal que por bien no venga” y al encontrarnos una atracción en construcción siempre tenemos una excusa para volver a aquel sitio. ¿Pero qué monumentos nos hemos encontrado cerrados o en construcción? Allá va la lista, y si, tenemos mala suerte…

Fontana di Trevi (Roma)

Nuestra primera y única vez en Roma y nos encontramos con la Fontana di Trevi cerrada… ¡esto sí que es mala suerte! Teníamos unas ganas increíbles de ver este monumento, quizá, el que más ilusión nos hacía… pero bueno, a Roma se tendrá que regresar algún día. Eso sí, la Fontana cerrada, pero estos romanos habilitaron una piscinita pequeña para que siguieras tirando moneditas… ¡Qué mala leche!

Esto es todo lo que nos dejaron ver de la Fontana di Trevi
Esto es todo lo que nos dejaron ver de la Fontana di Trevi

Capitolio de Washington

Cerrado no nos lo encontramos, algo peor: lleno de andamios. Quizá viviendo en España, Washington es una ciudad más difícil de repetir que Roma y como muchos dicen, la capital de los Estados Unidos es una ciudad para visitar una vez en la vida. ¡Cuánto daño nos hace ver las fotos con la cúpula y sus andamios! En fin, habrá que volver…

Nos encontramos el Capitolio de esta guisa...
Nos encontramos el Capitolio de esta guisa…

Arc du Triomphe (París)

París siempre es especial, pero nos hacía especial ilusión visitarla para empezar allí el 2014. Antes de la última cena del 2013 queríamos ver la ciudad desde el Arco del Triunfo y nos informamos de los horarios para no encontrarnos con ninguna sorpresa. En toería cerraban a media tarde, pero nos presentamos una hora antes del cierre y nos extrañó no encontrar mucha gente. Había una cartel en la puerta que decía que el 31 de diciembre cerraban al mediodía…¡ya podrían haber avisado en su web!

Menos mal que en París hay que repetir y no nos perdimos estas vistas en la siguiente visita
Menos mal que en París hay que repetir y no nos perdimos estas vistas en la siguiente visita

Museo Georges Pompidou (París)

Eso no nos dolió tanto, porque conmigo, ¡Blanca va a tener que volver a París seguro! Ella no había estado nunca en este extraño museo y a mí me gustó mucho cuando fui por primera vez hace unos cuantos años. Es una visita curiosa, divertida, pero lo que no nos pareció nada divertido fue llegar y encontrarnos las plantas donde están las obras importantes, es decir, las de arriba del todo, cerradas. Y lo peor, es que no lo avisaban. Suerte que entramos gratis porque sino… ¡vaya gracia!

Sí, abierto estaba, pero vaya decepción...
Sí, abierto estaba, pero vaya decepción…

Top of the Rock (Nueva York)

Para poder subir a uno de los techos de Nueva York (físicos, porque emocionales no tiene) tenéis que reservar con antelación y marcar un día y hora concretos. Nosotros lo hicimos y cuando estábamos dentro del edificio nos dijeron que no podíamos subir porque había mucha niebla y no veríamos nada. Suerte que nos dejaron entrar al día siguiente, pero para eso, tuvimos que rehacer nuestro plan de visita a la ciudad.

Estas vistas hay que disfrutarlas sin nubes
Estas vistas hay que disfrutarlas sin nubes

Brooklyn Bridge (Nueva York)

En nuestra segunda visita a Nueva York quisimos volver a cruzar caminando el puente de Brooklyn, ya que es un paseo que nunca cansa, pero nos encontramos un obstáculo. Justo en ese momento había centenares de personas cruzándolo en el sentido contrario por una caminata benéfica. A los ciclistas tampoco les hizo mucha gracia, ya que invadían todo el carril, ¡incluso el de bicis! Costó llegar a Manhattan, suerte que era por una buena causa.

Un año antes pudimos hacer el paseo sin percances
Un año antes pudimos hacer el paseo sin percances

Puerta de Brandenburgo (Berlín)

Este monumento era el que teníamos más ganas de visitar de Berlín. Nada más llegar a la ciudad nos dirigimos hacia la famosa puerta, pero no pudimos acceder a la plaza donde está (Pariser Platz) porque estaban preparando la visita del primer ministro israelí. ¿Qué culpa teníamos nosotros? Suerte que tuvimos más días por delante para apreciarla…

Esperando un día pudimos ver la puerta así de bonita
Esperando un día pudimos ver la puerta así de bonita

Tiergarten (Berlín)

Si el día antes el presidente nos privó de visitar la puerta de Brandenburgo, 24 horas después, nos dirigíamos a visitar el parque más grande de Berlín, cuando por casualidad, estaban Merkel y el presidente israelí sacándose unas fotos dentro. ¡Qué gracia nos hizo levantarnos a las 8.00 para que nos pasara esto! Tuvimos que esperarnos un rato para que lo abrieran de nuevo…

Remando en el lago de Tiergarten una vez abrieron el parque
Remando en el lago de Tiergarten una vez abrieron el parque