Auschwitz: ¿por qué merece una visita?

Auschwitz-Birkenau son sitios muy duros de ver, pero recomendamos muchísimo visitarlos si estáis en cualquier ciudad de Polonia, queda especialmente cerca de Cracovia. Es el campo de concentración más terrorífico, más de 1 millón de personas fueron asesinadas por los nazis en Auschwitz. Marcó profundamente la historia de la humanidad. Aunque su visita es muy dura y entristecedora, no deja de ser imprescindible. Siempre diremos que somos personas diferentes después de haber visto la cámara de gas. Es escalofriante darse cuenta de la magnitud de la crueldad con que se trataba a los presos, aunque sea a partir de imágenes o incluso objetos personales que pueden violentar muchísimo a los visitantes.

Cómo llegar a Auschwitz desde Cracovia
auschwitz
Entrada del campo de concentración de Auschwitz, con una frase que dice “el trabajo libera”

Es importante destacar que Auschwitz-Birkenau son dos campos distintos. Auschwitz es el campo original, dónde esta la famosa puerta que dice “Arbeit macht frei” (el trabajo libera). Birkenau fue construido posteriormente como campo de exterminio. Éste último es probablemente el más famoso, en el que las vías de tren penetran dentro del campo. El testimonio de Primo Levi nos cuenta que los nazis separaban aleatoriamente a los presos: unos iban a la cámara de gas y los otros a trabajar en condiciones infrahumanas.

Consejo
Hay un autobús gratuito cada 30 minutos que conecta los dos campos.
auschwitz
Las vías de tren que conducían a los presos al campo de exterminio de Birkenau

¿Visitar Auschwitz por libre o en grupo?

Por libre, sin dudarlo. Hay varias compañías, incluso algunos hoteles de Cracovia, que organizan visitas guiadas a Auschwitz. Estos tours, que cuestan alrededor de unos 30€, incluyen el transporte (en autobús) y un guía en vuestro idioma. No lo recomendamos en absoluto.

auschwitz
Las vallas que separaban el campo de concentración del exterior

Si queréis un guía, en el mismo museo encontraréis en algunas franjas horarias visitas guiadas en vuestro idioma. La de español suele ser a las 12h y cuesta alrededor de unos 10€. Aunque tienen unas opiniones geniales, nosotros decidimos ir por libre, ya que la visita guiada puede ser un tanto pesada ya que dura alrededor de 4 horas e ir en grupo por Auschwitz es algo pesado, ya que suelen haber muchas aglomeraciones de gente. Además, la dureza que vivieron los presos habla por sí sola y algunas partes del museo están bien contextualizadas. Con guía o por libre, recordad reservar la entrada en la página web del memorial.

Si buscáis una solución intermedia, hay disponibles unas audio guías en muchos idiomas, entre ellos en español, por menos de 1 euro que os permitirán hacer la visita a vuestro aire.