10 cosas que hacer en Sitges

Sitges es una de las ciudades más completas y especiales de Cataluña, así que si estás unos días por Barcelona no puedes dejar de acercarte, sobre todo en verano. Te proponemos 10 actividades que hacer en Sitges para que no pares quieto ni un segundo en tu visita. Aunque en realidad durante las vacaciones siempre apetece descansar, y no hay mejor lugar para hacerlo que un buen hotel en Sitges con vistas al mar.

Cómo llegar

Llegar desde la capital catalana es muy sencillo, basta con coger un tren de cercanías de la línea R2 dirección Vilanova i la Geltrú o St. Vicenç de Calders.

El trayecto dura unos 40 minutos y el precio del billete sencillo es de 4,10€.

10 actividades que hacer en Sitges

1. Zambullirse en el Mediterráneo

Sitges tiene nada más y nada menos que 17 playas para todos los gustos. Encontrarás rincones con juegos para los más peques, campos de vóley playa, zonas nudistas y calas escondidas. En todas, el agua está en su punto de temperatura, así que si en las preciosas playas de la Costa Brava siempre te cuesta entrar, en Sitges te zambullirás enseguida.

que hacer en Sitges
Bañarse con estar vista es algo que tienes que hacer en Sitges

La playa más fotogénica de Sitges es sin duda la de la Fragata, con la Iglesia de Sant Bartomeu i Santa Tecla justo encima. Toda una postal veraniega que acaparará muchos likes en Instagram 🙂 Eso sí, las más playas más céntricas suelen estar bastante llenas en temporada alta, pero siempre puedes refugiarte en la tranquilidad de sus calas.

2. Agotar la batería de la cámara con los edificios modernistas

Con la llegada de Santiago Rusiñol a Sitges, la ciudad abrió los brazos al modernismo. Hacer una ruta por los principales edificios modernistas es un imprescindible que hacer en Sitges. Puedes empezar por la estación de tren, pasar por la Casa Bacardi a probar un buen ron y acabar en los emblemáticos palacios Maricel i Cau Ferrat.

Este último fue la casa-taller de Rusiñol y se puede hacer una visita guiada para saber más sobre la vida de uno de los máximos representantes del modernismo en Cataluña. Tampoco te pierdas el mirador del Palau Maricel, tiene unas vistas espectaculares al mar.

que hacer en Sitges
Párate a observar los mil detalles del Cau Ferrat

3. Descubrir su pasado

Cuesta imaginar Sitges sin ese toque modernista, pero aún hay restos de hace muchos más años. De hecho, Sitges empezó siendo un asentamiento ibérico en el siglo III a.C., ¡casi nada! Durante la época medieval se construyó un castillo que ya no se puede ver, pero encima de los cimientos originales se alzó el nuevo castillo, justo al lado del ayuntamiento.

También es muy curioso ver las casas señoriales de estilo americano. Desde que en 1778 se promulgó la Ley de Libre Comercio con América, muchos jóvenes fueron a probar suerte mayoritariamente a Cuba. Después de hacer grandes negocios con el azúcar, algodón, cacao y demás productos caribeños, volvieron a Sitges para invertir las ganancias en vivir tranquilamente en un casoplón.

4. Disfrutar de buena comida y bebida

El ambiente marinero que desprende Sitges también se nota en sus platos típicos. No puedes dejar de probar el arroz “a la sitgetana”, una mezcla perfecta de mar y montaña, ni las fideuás. Pero la comida más tradicional es el xató, una ensalada fresquita con escarola, anchoas, bacalao y olivas bañada con una salsa de almendras y avellanas. Te dejamos la receta por si te animas.

que hacer en Sitges
Probar su tradicional xató es algo que tienes que hacer en Sitges

En Sitges también son especiales con la bebida al estar tan cerca del Penedès, región vinícola por excelencia. La malvasía es un vino dulce para acompañar los postres que se hace de forma artesanal.

5. Rodearte de arte

La ciudad está llena de galerías de arte que muestran su mejor cara en verano. El primer sábado de cada mes, la Asociación de Galerías de Arte de Sitges organiza las “Nits Blanques”. Las galerías están abiertas hasta las 23h y hay mucho ambientillo, incluso sirven cócteles 🙂

6. Ir de compras

Al ser una ciudad tan turística, Sitges tiene libertad de horarios comerciales y por eso siempre hay muchísimo ambiente en las calles del centro. Hay muchísima variedad de comercio local: ropa, complementos, perfumerías, souvenirs… Seguro que no echas nada de menos.

De hecho, si te das prisa y te acercas a Sitges el próximo viernes 15 de julio, tendrás la suerte de presenciar la Shopping Night. Las tiendas abren hasta la 1 de la madrugada con promociones especiales y, este año, estarán ambientadas en los años 80.

7. Empaparte de cultura

Si con todas las actividades hasta ahora no tienes suficiente, ten por seguro que no te aburrirás. Durante el verano, los museos de la ciudad organizan el Sitgestiu cultural, un programa de actividades diarias en los puntos más emblemáticos de Sitges. Hay para todos los gustos: conciertos, visitas guiadas, talleres de manualidades familiares…

Consulta el programa y compra tu entrada

8. Hacer deporte

Sitges tiene la suerte de tener una ubicación privilegiada, rodeada de naturaleza. Una excursión al Parque Natural del Garraf es algo imprescindible que hacer en Sitges para los amantes del senderismo. Allí hay un templo budista donde relajarse, aunque mejor no vayas un domingo, porque suele haber demasiada gente y acabarás más agobiado que relajado. Si eres más de agua, en Sitges hay dos vías bravas de más de tres kilómetros donde se puede nadar o hacer snorkel.

que hacer en Sitges
Si ya no sabes que hacer en Sitges, acércate al Parque Natural del Garraf para ver este monasterio budista

9. Meterte de lleno en las tradiciones locales durante su Fiesta Mayor de Sant Bartomeu

La penúltima semana de agosto se celebra la Fiesta Mayor de verano en esta población. Si tiene la suerte de estar allí, verás tradiciones como las sardanas, los castellers o la moixiganga. Tampoco te puedes perder la gran desfilada de figuras populares: dimonis, capgrossos y gegants se apoderan de las calles.

10. Pasarlo en grande todos los meses del año

Parece que Sitges sólo exista en verano, pero si decides visitarla en otras épocas del año no te va a decepcionar. Sitges tiene un “microclima” que hace que todo el año haya temperaturas muy agradables. Al estar al lado del Mediterráneo y protegido por las montañas del Parque Natural del Garraf, siempre es un buen momento para visitar Sitges sin preocuparse por el mal tiempo.

Además del buen tiempo, todos los meses se organizan actividades culturales de primer nivel, el Festival Internacional de Cine Fantástico o las alfombras de flores durante el Corpus sólo son un ejemplo.