32 cosas que hacer en Viena

Viena es una de las ciudades más bonitas de Europa. La capital de la música esconde muchísimos atractivos, así que no os tendréis que preocupar de que hacer en Viena. En la capital de Austria no os vais a aburrir: es una de las ciudades europeas más elegantes y, sin duda, la que tiene mejores parques y jardines. Con el legado de figuras como Mozart o Beethoven, la ciudad también esconde muchas curiosidades. A parte de nuestras recomendaciones sobre cosas que hacer en Viena, os dejamos una lista con 15 curiosidades de Viena para que la disfrutéis como se merece.

15 curiosidades de Viena

32 COSAS QUE HACER EN VIENA

1. Dar un paseo por el palacio de Schönbrunn y sus jardines

Probablemente, este palacio sea el principal atractivo de la ciudad. Fue la residencia de verano de los Habsburgo, una de las familias reales más poderosas de Europa. ¡Hay que alucinar con la casita de vacaciones que tenían! Entrar tiene un coste de 15€, y pese a que es recomendable, no lo encontramos imprescindible. Sus jardines son tan o más espectaculares que el propio palacio, además que su acceso es gratuito. No dudéis en pasear con vuestra pareja y disfrutar de un ambiente agradable. Además, no os conforméis solo con eso, subid a la pequeña colina para tener las mejores vistas de Viena.

que hacer en Viena
Visitar el Versailles austríaco y sus jardines es algo imprescindible que hacer en Viena

2. Descubrir los tesoros escondidos del Palacio de Schönbrunn

Para los más pequeños, lo mejor de Schönbrunn será el laberinto que hay en sus jardines y el zoo de Viena, el más antiguo de Europa. Los animales más famosos son sus pandas. La entrada cuesta 18.50€ para adultos y los menores de 6 años entran gratis. Las instalaciones están muy bien cuidadas, como toda la infraestructura del palacio.

3. ¿Más palacios? Alucinar con el palacio Hofburg 

Por si teníais dudas, es otra de las residencias de los Habsburgo (sí, otra más). Además lo fue durante más de 6 siglos. Este palacio está en pleno centro de Viena y en su interior se encuentran el museo de Sisi y la Escuela Española de Equitación. Hoy en día es la residencia del presidente de la República austriaca. El de Hofburg es el palacio más grande de Viena, y uno de los más grandes de Europa. 

4. Rodear el centro de la ciudad con el Ring Tram

Es un tranvía clásico que circula por la Ringstrasse y incluye un servicio de audioguía en varios idiomas que explica la historia de todos los monumentos que se ven. Aunque sea mucho mejor conocerlos a pie, aconsejamos hacer esta actividad porque pasear por esa calle con el tranvía tiene un encanto especial ya que su historia se remonta al siglo XIX. 

que hacer en Viena
El recorrido del Ring Tram es inolvidable. ¡No os lo perdáis!

5. ¿Algo más original que hacer en Viena? Una vuelta en caballo

Si en vez de un tranvía queréis algo todavía más especial, podéis pasear por el centro de Viena en caballo. Entre 1860 y 1900 había más de 1.000 carruajes circulando por Viena. Hoy solo quedan unos pocos, la mayoría en Stephanplatz intentando convencer a los turistas. Si buscáis una experiencia única, no hay nada más bonito que hacer en Viena que descubrirla en un carruaje de caballos. 

6. Probar la auténtica tarta Sacher

Es una de las tartas más famosas del mundo. Existen muchas réplicas, pero ninguna está tan buena como la original. ¿Dónde comer la Tarta Sacher? Pues en el Hotel Sacher, en pleno centro de la ciudad. Cuesta 6€, pero… ¡un día es un día, está buenísima! Sin embargo no es un buen sitio si buscáis comer barato en Viena.

Mejores restaurantes donde comer barato en Viena

 

que hacer en viena
Un placer irresistible en Viena

7. Tomar un café vienés bien cargado de nata en el Café Central

Es el café más antiguo de la ciudad. Los hay de más bonitos y modernos, pero no de más especiales. Obviamente por su fama, también los hay de más baratos. Igual que con la tarta Sacher, nuestro consejo es que hagáis la turistada y os toméis un café allí igual que lo hicieron célebres personajes como Sigmund Freud. Se respira historia.

8. Pasar una tarde divertida en el Prater

Es el parque de atracciones más antiguo de Europa. Su principal atractivo es su famosa noria. Inaugurada en 1897 es la más antigua del continente. Es aconsejable visitar la feria de marzo a octubre, cuando están abiertas la mayoría de atracciones. Sin embargo, si solo queréis subir a la noria no os preocupéis, está abierta todo el año.

que hacer en viena
El Prater, la noria más antigua de Europa

9.  Pasear por Hundertwasserhaus

Muy cerquita del Prater, es una zona residencial con casas de colores de lo más originales. Allí está el Museo Kunts Haus, con obras de Friedensreich Hundertwasser, el diseñador de los curiosos edificios.

10. Probar el Wiener Schnitzel o una típica salchicha ahumada vienesa

Como en todos los destinos, uno siempre tiene que probar su comida típica. En este caso, a parte de la cerveza, sus plato más famoso es el Wiener Schnitzel (algo parecido a la escalopa). Pese a no invertarse en Viena, (lo inventaron los árabes en la península durante la Edad Media) se ha convertido en uno de los símbolos de la ciudad y del país. 

Por otra parte, no os podéis ir de Viena sin probar su famosa salchicha ahumada. Lo podréis hacer en uno de los muchos Wurstelstand que encontraréis en la ciudad .

11. Dar un paseo romántico por los jardines del Belvedere

Si no tenéis bastante con Hofburg y Schönbrunn, Belvedere es el tercer palacio por execlencia de Viena. Sus jardines son espectaculares y en su interior se encuentra “El beso” de Klimt. Esta vez, este edificio no perteneció a los Habsburgo, sino que fue del príncipe Eugenio de Saboya, un general de gran prestigio y amante del arte.

que hacer en viena
El precioso palacio de Belvedere reflejándose en el lago de sus jardines

12. Visitar la casa de Mozart

Viena no se puede entender sin Mozart, su embajador a nivel mundial. En el número 5 de Domgasse se encuentra la casa-museo donde vivió el célebre compositor de 1784 a 1787. Allí encontraréis partituras suyas y mobiliario de su época. Sólo con visitarla por fuera ya es suficiente.

13. Visitar la tumba de Mozart

Si os apasiona su figura, podéis ir al cementerio St. Marx, donde está enterrado. Es una buena manera de rendir tributo al compositor más célebre de la historia. Pese a que hay mucha confusión respecto a su entierro, se dice que fue tirado a una fosa en St. Marx.  No muy lejos está el Zentralfriedhof, donde hay la tumba de otro genio: Beethoven. Vale la pena coger el tranvía número 6 o 71 , porque el cementerio en si es impresionante.

14. ¿Y por qué no la de Beethoven?

Si para visitar la de Mozart podéis tener excusa porque el cementerio es bastante antiguo y dejado, no os podéis dejar la de Beethoven. Está en Zentralfriedhof, un cementerio enorme y precioso. A parte de Beethoven se encuentran otros compositores como Johan Strauss. Sin duda, algo diferente que hacer en Viena. 

que hacer en Viena
Su tumba siempre está llena de obsequios que le dejan sus admiradores

15. Ver una función en la mismísima Ópera de Viena

El bolsillo se resentirá, pero siempre puedes conseguir entradas para ver el espectáculo de pie a precios simbólicos yendo a la taquilla lateral de la calle Operngasse una hora y media antes de que empiece.

16. Pasear por Kärntner Straße

Es la principal calle de tiendas de Viena y la más larga de Europa. Aunque haya tienda para todos los presupuestos, es cierto que predominan las de alto standing. Sin embargo, se ve un gran ambiente.

17. Contar cuántos Mozart os paran por la calle

Como en la mayoría de destinos turísticos, las empresas quieren vender. A ver cuántos os paran para ofreceros entradas para la ópera. Además, fijaros cuántos otros de cartón hay en la puerta de las tiendas de souvenirs.

18. comprar bombones con la cara de Mozart o Sisi

Con tantas tiendas es muy difícil Sucumbir a la tentación. El chocolate austriaco tiene muy buena fama y vuestros familiares y amigos os van a querer más si pensáis en ellos.

19. Acabar el paseo por la calle principal en Stephansplatz

Stephansplatz es la plaza más famosa de Viena y está considerada como el centro de la ciudad. Su nombre proviene de la espectacular catedral que alberga, la Stephansdom, o más conocida como Catedral de San Esteban.

20. quedarse boquiabierto con la Catedral de San Esteban

Hay pocas catedrales tan bonitas en Europa como la de Viena. Es el punto más alto del centro de la ciudad, ya que por ley no dejan construir edificios más altos. Ya veréis que se ve desde cualquier sitio. Con casi un milenio de antigüedad ha vivido los escenarios más importantes de la historia del país.

que hacer en viena
La imponente catedral de San Esteban en la plaza más céntrica de Viena

21. Dar un paseo en bici por la orilla del Danubio

Como bien sabréis, Viena es atravesada por el famoso Danubio. En los países centroeuropeos es muy común ir en bici, por lo que las ciudades están perfectamente habilitadas. No os lo penséis dos veces, alquilad una y recorred el Danubio. Después descansar en el Donaupark, un parque estupendo a las orillas del río.

22. Relajarse en el Museumsquartier

Es un complejo cultural (el octavo más grande del mundo) y cuenta con mucha movimiento universitario (hay muchas facultades de universidades). No es un mal momento para desconectar del bullicio que provoca un día de turismo y aprovechar el WiFi para actualizar la redes sociales.

23. Disfrutar de los hermosos parques de Viena

Si preferís tumbaros en la hierba, en Viena no tendréis problema, hay infinidad de parques muy bien cuidados en el centro de la ciudad. Nuestro favorito es Volksgarten.

24. Comparar el precioso ayuntamiento de Viena con el de Bruselas

¡A nosotros nos parecen primos-hermanos! Además, en verano organizan varios eventos en la plaza de enfrente: mercadillos de comida, cine al aire libre… ¿Qué opináis vosotros?

que hacer en viena
No sabemos decir cuál es más bonito

25. Curiosear una de las bibliotecas más hermosas del mundo, la Biblioteca Nacional Austríaca

Allí encontraréis, entre una multitud de libros, volúmenes de la colección personal de Eugenio de Savoya y globos terráqueos antiguos. Sin duda, una de las bibliotecas más bonitas de Europa. 

26. ¿Más globos? Curiosear en el Globe Museum

Si no tenéis suficiente con las bolas del mundo de la biblioteca, ¡Las hay de todas las épocas y medidas! Si buscáis cosas curiosas que hacer en Viena, esta es una de las mejores. 

27. Pasear entre plantas y flores de alrededor del mundo en Blumerngärten Hirschstetten

Se trata de unos jardines ambientados en distintas zonas del planeta, como India o México. También hay zonas temáticas estacionales en Navidad y en Semana Santa.

28. Sorprender a tu pareja con una cena romántica en las alturas en el restaurante Das Loft

Tiene unas vistas panorámicas preciosas de la ciudad, pero el precio también está por las nubes… Si vas en modo low cost, no te preocupes, ¡un buen schnitzel y a dormir!

29. Tener una vista panorámica de Viena desde la colina Kahlenberg

Se puede subir hasta allí con el autobús 38A, pero te sabrá mucho mejor si llegas después de caminar los 10 kilómetros que la separan del centro de la ciudad. Una buena forma de hacer ejercicio mientras estás de vacaciones.

que hacer en Viena
Una excursión a esta colina es algo muy recomendable que hacer en Viena si pasas varios días en la ciudad

20. Volver a la infancia con el carrillón de Anker Uhr

Este reloj está en la plaza más antigua de la ciudad, Hoher Markt, y tiene la particularidad que cada día a las 12 del mediodía salen doce figuras moviéndose al ritmo de la música clásica de la ciudad.

31. Perderse en el mercado de Kettenbrückengasse

Si eres un amante de los mercadillos, no puedes dejar de visitarlo. Se monta cada sábado y puedes encontrar joyas vintage de ropa, decoración y joyería mezcladas con bastantes cosas inútiles, la verdad sea dicha;)

32. Hacer una escapada a Bratislava

Si os sobra tiempo en Viena, siempre podéis hacer una visita express a la capital del país vecino: Bratislava. Ir y volver en bus o tren cuesta unos 15€. Es una ciudad pequeñita con mucho encanto donde podréis hacer muchísimas cosas.

25 cosas que hacer en Bratislava

Ubicación de lo imprescindible que hacer en Viena