14 cosas que ver en Verona

Verona es mucho más que Romeo y Julieta, aunque la multitud de turistas que se agolpan bajo el balcón de la casa de Julieta haga pensar lo contrario. La belleza de la ciudad no se acaba con la casa de los Capuleti, sino al contrario, es un punto de inicio perfecto para descubrir toda la historia de Verona. Aún se pueden ver un montón de restos de la época romana de la ciudad. Así que lo tiene todo: historia, leyendas, callejuelas preciosas y comida rica. Te contamos más sobre todos los imprescindibles que ver en Verona.

14 COSAS QUE VER EN VERONA

1. Piazza delle Erbe

En su día fue el foro romano de Verona y hoy se ha convertido en la plaza más auténtica de la ciudad. Su historia se puede contemplar en los frescos que decoran algunas de sus casas. En medio de la plaza está la fuente Madonna Verona, que data del año 380. Se construyó para celebrar la inauguración del acueducto que proporcionaba agua a toda la ciudad. El mejor momento para disfrutar del ambiente de la Piazza Erbe es durante el fin de semana, cuando  se monta un acogedor mercado de frutas, verduras, souvenirs… ¡de todo un poco! También es un lugar perfecto para tomar el tradicional apertivo italiano rodeado de construcciones históricas. De hecho, esta plaza fue nombrada la más recomendada de Italia en 2012 según las menciones en los 100 periódicos principales del mundo.

que ver en Verona
La Piazza delle Erbe es la plaza más bonita que ver en Verona

Al salir de la plaza, hazlo por debajo del Arco della Costa, de donde cuelga una costilla de ballena. La leyenda dice que caerá encima de la primera persona que nunca haya mentido. A unos metros de este gracioso arco se puede ver una muestra de los monumentos funerarios góticos más elaborados según los expertos: Arche Scaligeri.

2. Casa de Julieta

Verona es escenario de la historia de amor más trágica. Por eso miles de románticos se amontonan debajo del balcón de Julieta cada día. Pero los protagonistas fueron completamente inventados por Shakespeare y la casa tiene una finalidad puramente turística. De hecho, ¡en el balcón apenas caben dos personas! Sea como sea, se dice que este edificio del siglo XIII fue hogar de la familia Capuleti.

Se puede entrar, pero realmente no tiene nada de especial, lo más emocionante será hacerse un selfie desde el balcón con decenas de turistas mirándote. En el exterior de la casa hay una estatua de bronce representando a Julieta, dicen que si le tocas el pecho serás afortunado, pero de la cantidad que gente que había alrededor ni lo probamos. Si vas en pareja también es muy popular pintar vuestros nombres en la pared del pasaje que lleva hasta la casa (si es que encontráis un espacio en blanco entre los miles de garabatos).

Horario:

  • lunes de 13h a 19:30h
  • martes a domingo de 8:30h a 19:30h

Precio:

  • Adulto: 6€
  • Entrada reducida: 4,50€

3. Giardino Giusti

Al otro lado del río, la familia Giusti tuvo su palacio rodeado de estos bonitos jardines demuestran el apogeo de Verona en la época renacentista. En su época fueron tan célebres que tuvieron visitantes como Mozart o Goethe, quien habló de los bonitos cipreses en sus escritos de viaje. En 1930 fueron reabiertos al público después de la restauración de sus numerosas estatuas y fuentes de la época. También se pueden ver restos romanos, como en muchas otras partes de Verona. Por último tiene un mirador con una de las mejores vistas de la ciudad. La Torre Lamberti, el Duomo y la Basilica de Sant’Anastasia se ven perfectamente desde el patio del Palazzo Giusti.

Curiosidad

En Giardino Giusti no podía faltar un espacio para los enamorados: la leyenda dice que si dos amantes son capaces de encontrarse dentro el pequeño laberinto estarán juntos para siempre.

Horario

  • todos los días de abril a setiembre de 9h a 20h
  • todos los días de octubre a marzo de 9h a 19h

Precio

  • Adulto: 7€
  • Entrada reducida: 5€

4. Ponte Pietra

Es el puente más antiguo y uno de los restos romanos más importantes de la ciudad. Se estima que se construyó con madera en el 89AC, cuando Verona se convirtió en colonia romana, y ésta fue su primera gran obra pública. Siglos más tarde se volvió a alzar con piedra pero a finales de la Segunda Guerra Mundial un bombardeo destruyó cuatro de sus cinco arcos. Se acabó de reconstruir en 1959 y, desde entonces, gracias a muchas restauraciones se mantiene en un lugar privilegiado, a los pies del Castel San Pietro.

5. Castel San Pietro

En la pequeña colina donde se alza el Castel San Pietro tuvo su origen la ciudad de Verona, con pequeños asentamientos sobre el siglo VIIAC. Aunque el castillo no se puede visitar, lo mejor de llegar hasta sus puertas son las vistas de la ciudad, absolutamente preciosas. Al caer sobre la curva del río Adige se puede ver perfectamente todo el centro de Verona con sus monumentos. Para subir hasta la piazzale del mirador, basta con seguir el Ponte Pietra y subir el camino, ¡no se tarda más de 10 minutos!

que ver en Verona
La vista de Verona que no te puedes perder

6. Castelvecchio

Este espectacular puente fortificado es un monumento militar de la familia noble Scaligera. Fueron los encargados de gobernar la ciudad en el siglo XIV. Castelvecchio se construyó para protegerlos de las rebeliones del pueblo. Al otro lado del río hay un castillo reconvertido en el Museo de Castelvecchio que, en su día, servía a los nobles para escapar hacia el campo de forma segura si el pueblo se les echaba encima. Desgraciadamente, el conjunto también quedó muy dañado durante la Segunda Guerra Mundial y se tuvo que reconstruir.

que ver en Verona
El puente más espectacular que ver en Verona

7. Arena de Verona

El amfiteatro romano de Verona es uno de los mejor conservados. Aunque veníamos de ver el Coliseo de Roma nos pareció fascinante la Arena de Verona. Destaca por estar construido con mármol rosado, piedra típica de la ciudad que también se puede encontrar en otros edificios históricos. Como curiosidad, sobrevivió a un terremoto en el siglo XII. Para hacerse una idea de su magnitud, tiene capacidad para 30.000 personas y aún sigue cumpliendo su función original. En verano se celebran conciertos y representaciones teatrales al aire libre dentro de esta joya. y, en verano, acoge conciertos y espectáculos.

Consulta el calendario de espectáculos y compra entradas

 

8. Porta dei Borsari

Esta antigua puerta romana es un bonito ejemplo para ver la integración del pasado de Verona en la ciudad actual. Representaba la entrada sur de la ciudad y está muy bien conservada con todos sus grabados e inscripciones.

9. Piazza Bra

Es la plaza más grande de Verona y algunos incluso afirman que la más grande de Italia. Lo más imponente de esta plaza es el anfiteatro, pero no sólo tiene eso. Allí también hay el Palazzo Barbieri, donde se encuentra el ayuntamiento de Verona, y la Gran Guardia, un imponente edificio que se usa para convenciones. A parte de lo bonito de su arquitectura, Piazza Bra es uno de los puntos más animados y siempre hay un ambiente estupendo para tomar algo en uno de sus muchos locales.

que ver en Verona
La plaza más grande de Verona tiene uno de los amfiteatros mejor conservados

10. Piazza dei Signori

Es la plaza más “señorial” que ver en Verona. Está repleta de construcciones que tuvieron mucha importancia en su día, aunque la mayoría no se pueden visitar, sólo admirar por fuera. Entre ellos están la Loggia del Consiglio, el Palazzo degli Scaligeri o las cortes. Es un lugar obligado que ver en Verona para transportarse por unos minutos al pasado y la grandeza que tuvo la Piazza dei Signori.

¿Sabías que...?

También se le llama Piazza Dante por la estatua que, en su honor, se erige en medio de la plaza después que se exiliara en Verona en 1302.

Iglesias

Si eres un amante de las iglesias, hay cuatro que tienes que ver en Verona. Hay una entrada conjunta que vale 6€ y puedes comprar en cualquiera de ellas. Si no te interesan todas, la entrada individual cuesta 2,50€.

Horarios de visita de las iglesias de Verona

11. Basilica di Sant’Anastasia

Esta basílica gótica empezó a construirse en 1290 pero su fachada nunca se acabó del todo. Es la más grande de Verona y, una vez dentro, no dejes de mirar al techo para ver sus intricadas decoraciones y frescos del reputado artista Pisanello. Lo más curioso es la estatua del jorobado que descansa bajo la fuente de agua bendita.

que ver en Verona
Así se ve la basílica desde el otro lado del río Adige

12. Duomo di Verona

En una plaza pequeña y coqueta se encuentra la Catedral de Verona. Se construyó partiendo de los restos de dos antiguas iglesias. Como resultado tiene una fachada que mezcla el estilo gótico con el románico. Su interior se caracteriza por los pilares de mármol rojo típico de Verona y las estatuas renacentistas hechas por artistas locales.

13. Basílica di San Zeno Maggiore

Esta basílica se fundó en el siglo V para honrar al patrón de la ciudad, que le da nombre. Pero el edificio actual es un poco más “actual” y es una de las mejores muestras de la arquitectura románica italiana. Además, la cripta está relacionada con Romeo y Julieta porque allí se casaron según la tradición. Para muchos, es la mejor iglesia que ver en Verona.

que ver en Verona
La coqueta iglesia de San Zeno Maggiore

14. San Fermo Maggiore

La iglesia de San Fermo Maggiore es uno de los edificios religiosos más interesantes y originales de Verona, que consta de dos iglesias de distintos estilos que se solapan. Es un ejemplo único de que el románico del siglo X combina a la perfección con el gótico del XIV. Como la resta de iglesias de la ciudad, tiene frescos y obras de artistas muy importantes en la época: Pisanello, Domenico Riccio o Stefano de Verona. 

Ubicación de los imprescindibles que ver en Verona