Salzburgo en un día: itinerario de visita

Salzburgo es famosa por ser el lugar de nacimiento de un genio de la música: Mozart. Pero la ciudad tiene mucho por ver y enamora tanto cubierta de nieve como en un día fresquito de verano. Visitar Salzburgo en un día no es ninguna locura, ya que es una ciudad pequeña perfecta para hacer una excursión. Lo más común es llegar desde Múnich, que está a sólo 140 kilómetros.

3 formas para llegar a Salzburgo desde Múnich

Qué ver y hacer en Salzburgo en un día

Lo primero que hay que hacer al llegar a Salzburgo es coger un mapa de la ciudad en una de sus oficinas de información turística. De esta forma, tendrás los atractivos a visitar localizados en todo momento. Si tienes intención de entrar a visitar los monumentos de pago y coger transporte público, te recomendamos que aproveches para comprar la Salzburg Card. Por 24€ por adulto lo tendrás todo incluido en una tarjeta con validez de 24 horas.

Consejo

La ciudad es pequeñita y se puede llegar a todos los sitios caminando. No vale la pena perder el tiempo en coger transporte público.

Pasear por los jardines del palacio de Mirabell

La primera parada del día cae cerca de la estación de tren, en pleno centro de la ciudad. El Palacio de Mirabell fue construido en 1606, pero su apariencia actual de estilo neoclásico data de 1818. Sólo se pueden visitar un par de salas porque la resta se han reconvertido en oficinas, pero lo que realmente vale la pena es pasear por su exterior. Incluso en pleno invierno con las flores medio marchitas, el ambiente es precioso. ¡En verano tienen que estar espectaculares! Además de flores, están repletos de esculturas. Quizá te suenen de la película Sonrisas y lágrimas, que se rodó en Salzburgo.

Salzburgo en un día
La primera parada de nuestro recorrido por Salzburgo en un día son estos jardines tan cuidados

Cruzar el río Salzach

Lo mejor de la ciudad está al otro lado del río. Hay varios puentes para cruzar, pero el más céntrico y romántico es Makartsteg. Se trata del equivalente al Pont des Arts de París, está repleto de candados de enamorados que le dan color. Pero lo mejor son sus vistas a uno y otro lado del río Salzach, una ubicación ideal para sacar bonitas fotos de la ciudad.

Perderse por el casco histórico

Aunque visites Salzburgo en un día, vale la pena dedicar unas horas a recorrer todo el centro a pie. Está lleno de tiendas muy bonitas (y caras) y también lugares históricos como la casa natal de Mozart. Tienes que pasar por la calle Getreidegasse, sus edificios antiguos pero bien conservados con carteles de hierro forjado tienen un encanto especial.

Salzburgo en un día
El casco antiguo luce así de bonito decorado con luces navideñas

Conocer la casa natal de Mozart

Si por algo se conoce Salzburgo es por ser la ciudad natal de Mozart, por eso la casa-museo dedicada a sus primeros años de vida es una de las atracciones más visitadas de la ciudad. El museo da mucha información sobre su vida y hay réplicas de partituras y cartas de la época, así como sus primeros instrumentos. Además de la casa donde nació, vivió en otro immueblo de Salzburgo y también se puede visitar. Si te interesa la figura de Mozart, hay una entrada combinada que te permite ver las dos casas por un buen precio.

Consulta los precios y horarios

Quedarse boquiabierto con la catedral de Salzburgo

La catedral barroca es algo que hay que ver en Salzburgo. Aunque no es muy grande, tiene una decoración que deja con la boca abierta. Lo más impresionante son la parte interior de la cúpula y sus órganos, uno de los cuales tocó Mozart.  Además, la entrada es gratis y está en el centro histórico,  así que hay que entrar. En la plaza de al lado de la catedral hay una fuente hecha famosa por el cine: la Fontana della Residenza.

Salzburgo en un día
No te olvides de mirar hacia arriba, ¡la cúpula es impresionante!

Probar un bretzel en Alter Markt

Muy cerca de la catedral está este mercado tan típico por todo el centro de Europa. Hay puestos de artesanías, juguetes para niños y no puede faltar la comida tradicional.  Los precios están bastante bien comparados con cualquier otro sitio de Salzburgo, así que anímate a probar uno de los bretzels de mil sabores que hay. También venden embutidos con muuuy buena pinta y el ambiente es genial, con pequeñas mesitas donde comer algo rápido.

Subir hasta la fortaleza de Hohensalzburg

Esta fortaleza es la mejor conservada de Europa pese a estar construida nada más y nada menos que en el año 1077. Al estar en una de las colinas de la ciudad, al subir andando se tienen buenas vistas, pero para nuestro gusto no las mejores. Aún así, es un bonito paseo, especialmente si estáis interesados en entrar a la fortaleza y descubrir algunas de sus salas originales y objetos de la época. Si no quieres subir andando, hay un funicular que incluye la entrada por 11€.

Salzburgo en un día
La fortaleza está justo arriba del casco antiguo de Salzburgo

Conocer un cementerio muy pintoresco

Petersfriedhof pilla de camino al volver de la fortaleza, así que no hay excusa para saltárselo aunque visites Salzburgo en un día. Es un recinto pequeño pero con tumbas muy bonitas y pintorescas, de manera que parece más un jardín que un cementerio. Es otro de los puntos de Salzburgo que se hizo famoso después de la película “Sonrisas y Lágrimas”.

Acabar el día con unas vistas preciosas desde Kapuzinerberg

No hay forma más bonita de acabar la visita a Salzburgo en un día que subiendo a esta colina. Tendrás que volver atrás, cruzar el río está esta colina coronada por un antiguo convento de monjes capuchinos. Lo mejor sin duda son las vistas, aunque la subida es muy empinada y no hay alternativa a subir a pie, el panorama desde arriba merece muchísimo la pena. Nosotros subimos al anochecer y la vista era espectacular: el río, la catedral y todo el casco histórico iluminado.

Salzburgo en un día
Nuestras vistas favoritas de la ciudad son perfectas para acabar la visita a Salzburgo

Dónde parar a comer durante una visita a Salzburgo en un día

En el centro histórico de la ciudad hay mil restaurantes para elegir, pero la mayoría de ellos son excesivamente caros para lo que ofrecen. Si quieres una apuesta segura, prueba Café Tomaselli. Está muy cerca de la catedral y se trata de la cafetería más antigua de Austria. Justamente por esa historia no es barata, pero un día es un día.

Si buscas restaurantes más económicos, te proponemos unos cuantos en el siguiente post.

15 restaurantes para comer barato en Salzburgo