Tres días en Bélgica: qué hacer

Tres días en Bélgica son suficientes para ver lo mejor del país. Las ciudades son pequeñitas y fáciles de ver en un día. Además, el transporte es excelente: Bélgica tiene la mejor red ferroviaria de Europa. Nosotros pasamos tres días en Bélgica y visitamos Gante, Brujas y Bruselas. Llegamos a Gante en autobús desde Londres, sólo fueron 6 horas y viajamos de noche, por lo que llegamos a primera hora de la mañana para aprovechar al máximo los tres días en Bélgica.

Como veréis, la gracia de las ciudades belgas es perderse por sus calles. Cada rincón es digno de ser fotografiado, y más en épocas navideñas, cuando instalan pistas de hielo y preciosos mercadillos tanto de artesanías como de comida para llevar.

tres días en Bélgica
Uno de los canales de Brujas reflejando sus preciosos edificios

NUESTROS TRES DÍAS EN BÉLGICA

Gante

25 cosas que hacer en Gante

Después de dejar las cosas en el hotel, fuimos a desayunar un típico gofre belga y coger fuerzas para el día. Nos alojamos al lado de la catedral Sint-Baafs, uno de los mayores atractivos de la ciudad al margen de los canales. No teníamos ningún itinerario marcado, así que cogimos un mapa de la ciudad y paseamos alrededor de los preciosos canales, que se forman con el encuentro de los ríos Lys y Escalda.

tres días en Bélgica
Típicas construcciones alrededor de los canales de Gante

Pese al frío, hacía buen día y disfrutamos de perdernos por sus calles. Nos pareció una ciudad con mucho encanto, especialmente en épocas navideñas. Para acabar bien el día, antes de cenar dimos un paseo en barca por los canales para ver la ciudad iluminada de noche.

A primera hora del día siguiente caminamos 10 minutos para llegar a la estación de trenes. Cogimos un tren con destino Brujas, que está a sólo media hora. De la estación de Gante nos sorprendió la cantidad de bicicletas que se amontonan en sus puertas, el medio de transporte más usado por los belgas.

Brujas

Qué ver en Brujas

La estación de Brujas está un poco más alejada del centro que la de Gante, a una media hora caminando. Los adoquines le dan un toque especial a las ciudades belgas, pero hay que decir que son odiosos para ir con maletas. Antes de llegar a la plaza central pasamos por una de las dos grandes calles comerciales de la ciudad. Hasta algo tan común como esto tiene su encanto en Brujas, se respira un ambiente familiar y dan ganas de pasear todo el día por mucho frío que haga. Para calentar un poco el cuerpo alquilamos un tandem para recorrer la ciudad, ¡esquivar otras bicicletas y coches por las estrechas calles fue el momento más divertido de los tres días en Bélgica!

tres días en Bélgica
El encanto de la plaza Markt, en el centro de Brujas

Las imponentes plazas Markt y Burg son paradas imprescindibles. En una de sus paraditas de comida probamos las famosas patatas fritas belgas. Podemos asegurar que se tienen el reconocimiento ganado porque estaban buenísimas. Después de otro día tranquilo de pasear y comer bien, fuimos a descansar.

Bruselas

Qué ver en Bruselas

Después de una hora de viaje desde Brujas con un final casi accidentado, nuestros tres días en Bélgica acabaron en la capital. Alrededor de las 21h teníamos que estar en el aeropuerto Zaventem para volver a casa, por lo que teníamos que aprovechar el día al máximo. Descartamos visitar el atomium porque se encuentra alejado del centro de la ciudad. Llegamos a la estación central, a sólo 5 minutos caminando de la Grand Place, una plaza que gana muchísimo de noche. Después de pasear por el centro, fuimos a ver el Manneken Pis. Íbamos avisados que decepciona, pero aún así nos hizo gracia ver la famosa estatua, que no mide más de medio metro.

Aprovecha...

Cerca del Manneken Pis hay muchas tiendas vendiendo gofres por sólo 1€

tres días en Bélgica
Vista de Bruselas en un mirador de camino al Palacio Real

Después de comer rápidamente nos dirigimos hacia la zona más institucional de la ciudad. Vimos el Palacio Real y el parque del Cinquantenaire, que está justo en frente. Aunque pueda parecer muy alejado, se puede ir caminando al Parlamento Europeo, donde hay una gran exposición gratuita. Os aconsejamos ir con tiempo para disfrutarla, y podéis encontrar los horarios en la web del Parlamento.

Después de ver por encima la exposición del Parlamentarium pusimos rumbo al aeropuerto desde la estación central. Tras pasar tres días en Bélgica, nos despedimos con ganas de volver a descubrir nuevas ciudades, ¡sus calles tienen un encanto especial!