Una reflexión en el Trocadero

Aprovechando el día de hoy, que hace 70 años que Hitler se suicidó me gustaría invitaros a todos a una reflexión, porque viajar a parte de disfrutar también es pensar. En mi opinión, París es la excelencia, y cada vez que la visito me gusta ir más allá de cada rincón, de cada lugar, de cada monumento, de la misma ciudad en sí. Cuando me encuentro en la bonita plaza del Trocadéro, no puedo dejar de pensar en la foto que Hitler se tomó un 23 de Junio de 1940 cuando los nazis entraron en París en el transcurso de la Segunda Guerra Mundial. ¿Qué estaría tramando en aquel momento? ¿El mundo ha mejorado o ha empeorado desde entonces?

Hitler en el Trocadero (1940)
Hitler en el Trocadero (1940)

Entonces, os invito a todos a que cuando estéis en esa plaza penséis en esta imagen del canciller, con la Torre Eiffel a sus espaldas y reflexionéis sobre lo crueles que podemos llegar a ser los seres humanos. Esa reflexión me invoca a pensar en el ahora, en la felicidad que me proporciona estar allí, ya que visitar París con Blanca es algo indescriptible y que quizá sería la última vez, como aquellos judíos inocentes que pensando que iban a ducharse, no verían un solo amanecer más. Es un buen momento para apreciar lo que tenéis y lo afortunados que llegáis a ser de encontraros en París, porque nadie sabe con lo que os podéis encontrar en el día de mañana.

Pensar siempre va bien, y conocer el pasado es imprescindible para no volver a caer en los mismos errores del pasado. Ese día, hace 70 años Hitler hizo lo más acertado en toda su vida. El único error fue que no lo hiciera antes. Aun así, que pensar no os impida disfrutar de la joya que nos brindó el señor Eiffel.

¿Qué tal vuestras reflexiones?